Viajar en bicicleta, un desafío Posible

Nuestro medio de transporte.

Banner

Viajar en bicicleta es un desafío posible para cualquier persona que así lo desee. Hoy quiero acercarte un poquito a este mundo y demostrarte que quienes lo hacemos no somos ningunos súper héroes, sólo tenemos el deseo y lo hacemos realidad. Escribo desde mi experiencia personal ya que estoy viajando en bicicleta junto a mi novio por América Latina – no como vacaciones sino como forma de vida-.

Lechu y Nico.
Lechu y Nico.

Viajar en bicicleta – un desafío personal

Tenía sólo 6 años, y un piojito chiquitito –mi mejor amiga- sostenía la bici para que no me cayera. Insistió, insistió e insistió hasta que lo logré: ¡aprendí a andar sin rueditas! ¿Quién iba a pensar que 20 años después iba a utilizar la bici como medio de transporte para viajar libremente?

Debo admitir que hace un tiempo creía que viajar en bicicleta era una locura, sinónimo de sufrimiento, que sólo las personas súper entrenadas podían lograrlo y nunca pero nunca me hubiese imaginado a mí misma haciéndolo.

Cuando Nico me propuso hacer el viaje, yo no tenía bicicleta, ni hacía actividad física que requiriera mucho esfuerzo. Después de realizar algún deporte siempre me dolía todo el cuerpo, realmente no era el modelo ideal. Al empezar la aventura tenía muy poco entrenamiento, mi velocidad promedio en llanura era 15km/h, si tenía que elegir un medio de transporte para trasladarme en la ciudad no elegía la bici porque me daba miedo. Diez meses después y con más de 4000 km pedaleados, me encanta viajar en bicicleta, mi rendimiento físico es mucho mayor al que tenía, disfruto de cada pedaleo y no elegiría otro medio de transporte.

Revista Ahora
Los primeros kilómetros.

“El mayor desafío personal que viví fue convencerme a mí misma que yo podía.”

Para las personas que ya me conocían, obviamente, mi deseo era algo utópico que nunca iba a concretar; pero cuando se me pone algo en la cabeza es difícil que me acobarde o dé marcha atrás. Lo que más me costó fue dominar mi mente; cuando ésta se calmó empecé a disfrutar del camino y de cada pedaleo. Mi cuerpo se fue entrenando de a poco y mi rendimiento físico aumentó lentamente; nunca me exigí más de lo que podía dar. Mi novio, con más entrenamiento, se adaptó a mi velocidad para que el viaje fuera posible. Hoy seguimos avanzando a un ritmo tranquilo disfrutando del paisaje, el momento y de cada pedaleo.

La bicicleta como medio de transporte

FOTO 4
Llevamos nuestra casa a cuestas.

La bicicleta es un medio de transporte como cualquier otro: te permite cargar tu equipaje y trasladarte de ciudad en ciudad. Como todo, tiene su lado lindo y su lado no tan lindo.

El lado lindo…es económica, no precisa de combustible, no contamina el medio ambiente, no es ruidosa, te permite ir lento apreciando el paisaje, podés parar una y mil veces a sacar fotos, mantiene tu cuerpo en buen estado, puede hacerte vivir los mejores momentos de tu vida. Gracias a ella podés llegar a lugares que de otra forma no podrías, y te permite conocer personas mágicas.

El lado no tan lindo… pedalear con lluvia y frío puede ser bastante incómodo y hasta peligroso (nosotros recomendamos no hacerlo), el viento en contra y las grandes subidas no las podrás evitar, tendrás que tener paciencia ya que viajarás más lento que de costumbre. Dependés de tu cuerpo para avanzar así que sí o sí tenés que estar descansado, bien alimentado y en buen estado de salud. Las rutas donde transitan muchos camiones y colectivos pueden ser algo peligrosas (en este caso, si es posible, recomendamos pedalear por la banquina). Si deseás llegar rápido de un lugar a otro, obviamente no es el medio ideal.

Vivir viajando – no son vacaciones

FOTO 5
Donde dormimos.

Las vacaciones son unos días de descanso acomodados dentro de la rutina laboral de una persona que vive una vida socialmente aceptada y considerada normal. Trabajar ocho horas diarias para tener un sueldo fijo a fin de mes que permita pagar las cuentas de la casa, consumir todo lo indispensable para vivir – celular, televisor, tablet, indumentaria de moda- y ahorrar todo el año para pagar las tan deseadas vacaciones de 15 o 20 días.

Vivir viajando es un gran desafío para cualquier persona, ya que implica salirse de los cánones establecidos socialmente y en los cuales te forman desde niño. Si bien todos soñamos con ser totalmente libres en nuestra vida, la realidad es que cuando uno sale de la norma y comienza a experimentar este deseo, se convierte en un gran desafío. Somos formados socialmente para acatar órdenes y seguir un estilo de vida comúnmente aceptado, es muy difícil cortar con ello e ir al revés de la corriente.

Vivir viajando es un estilo de vida que implica alejarse de la zona de confort, adaptarse a lo que el camino te presenta, vivir con lo mínimo necesario (y no precisar más), dejar atrás el consumismo y la vida de ciudad, aprender a disfrutar de las pequeñas grandes cosas –tu tiempo, tu deseo, la naturaleza, otras personas- y comenzar a confiar en la magia del camino. Ya no habrá horarios ni calendarios que ordenen tu andar, tendrás que decidir vos mismo qué hacer día tras día, no tendrás un trabajo estable con un sueldo a fin de mes pero sí deberás ir trabajando en el camino (temporaria o independientemente) para costear las necesidades de un viajero: alimentarse, dormir y trasladarse.

Somos formados socialmente para acatar órdenes y seguir un estilo de vida comúnmente aceptado, es muy difícil cortar con ello e ir al revés de la corriente.

El secreto para viajar en bicicleta

El primer y más importante paso, es desearlo y estar convencido que uno puede. Para ello es necesario no ponerse presiones internas ni absorber las de los demás. Si uno se propone viajar lento, sin límite de tiempo y espacio, podrá disfrutar de cada instante del camino y el cuerpo se adatará rápidamente. Es necesario vencer los miedos; al principio costará muchísimo, pero cuando uno se relaje y comience a confiar en la magia del camino, todo será más fácil. De a poco uno aprende que hacer 70 o 100 km en bicicleta ¡no es nada imposible!

Si deseás hacer un viaje en bici pero no te animás te recomiendo realizar uno corto de vacaciones y experimentar esta forma de viajar. Un recorrido ideal para pedalear este verano es el camino de los 7 lagos. Acá te dejo una GUÍA DE VIAJE para que te sea más fácil tomar la iniciativa.


 

Ma. Leticia Villalba.

Fotografías: Nicolás Esteban González y Ma. Leticia Villalba. 

Sin Rumbo y a Pedal

Lechu y Nico.
Lechu y Nico.

Lechu y Nico son una pareja viajera con el sueño de recorrer América Latina en bicicleta. Comenzaron su aventura en enero de 2015.

Viajan despacio, conociendo pueblito a pueblito y sintiendo cada instante del camino. La esencia del viaje es crecer día a día aprendiendo del camino. Aman conocer nuevas personas y nutrirse de sus experiencias, cultura, forma de vida y de lo que cada una de ellas tiene para dar.

Pueden seguir su viaje en www.sinrumboyapedal.com o ayudarlos con un me gusta y seguirlos en FACEBOOK.

 

Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Suscribite a Revista Ahora, gratis!






Información del Autor

Lechu y Nico son una pareja viajera con el sueño de recorrer América Latina en bicicleta. Comenzaron su aventura en enero de 2015. Viajan despacio, conociendo pueblito a pueblito y sintiendo cada instante del camino. La esencia del viaje es crecer día a día aprendiendo del camino. Aman conocer nuevas personas y nutrirse de sus experiencias, cultura, forma de vida y de lo que cada una de ellas tiene para dar.

6 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *