Varanasi, vida y muerte en la ciudad sagrada

Rojo amanecer en el Río Ganges

En la parte central de la India, a medio camino entre Nepal y Kolkata, sobre la margen sur del río Ganges, se halla una de las siete cuidades sagradas del hinduismo: Varanasi. Esta ciudad se encuentra próxima a dos ciudades sagradas para el budismo: Bodhgaya (donde Buda se iluminó) y Sarnath (donde Buda dio su primer sermón).

La bienvenida a Varanasi no fue de las mejores. Ya en el tren todo era preocupaciones. Los extranjeros íbamos todos juntos y la policía, en medio del viaje, pasaba lista verificando pasajeros con pasaporte incluido. Nos advertían de no dejar nuestras pertenencias solas ni un solo momento. Si bien muchas caras no eran amigables, no pasó nada. En el vagón éramos seis los extranjeros y nos hicimos compañía durante todo el viaje. Incluso, una vez que llegamos, compartimos rickshaw -un ligero vehículo que hace las veces de taxi- hasta el centro. Al bajar, el conductor nos alertó tener cuidado con los niños de la zona, ya que se divertían tirando piedras. ¡Vaya! Eso sí que no nos lo esperábamos. Dicho y hecho, llegamos y los niños nos persiguieron tirándonos piedras por las calles estrechas y desconocidas de Varanasi. Pero pasó.

12182287_10153437333389681_1298248545_n
Se pueden disfrutar de los mejores Lassis (refresco a base de yogurt y frutas) mientras se ven las ceremonias de cremación.

Después de buscar y rebuscar hostels encontramos uno de los mejores del viaje. Estaba situado en frente de uno de los crematorios, con vistas al río desde una terraza, buen ambiente, económico, y con un dueño, Baba, que era todo un genio. Sin esperar más, dejamos las mochilas y salimos a descubrir esta ciudad mágica.

La ciudad mezcla la vida y la muerte las 24 horas del día. Cuenta la leyenda que la ciudad fue fundada por Shiva, y todo aquel que muera allí queda libre de reencarnaciones. Los cánticos que avisan que va a pasar algún muerto por las calles son estremecedores la primera vez pero luego forman parte de la misma naturaleza del lugar.

Los crematorios nunca se detienen, y hay sadhus (ascetas hindúes) por doquier. La gente local va al río, desde que sale el sol, a bañarse, rezar, divertirse y meditar, pues se dice que quien se baña en el Ganges queda liberado de todos sus pecados. Viven en el río mientras, qué paradoja, en esas mismas aguas, arrojan las cenizas de los que se fueron.

Cuenta la leyenda que la ciudad fue fundada por Shiva, y todo aquel que muera allí queda libre de reencarnaciones.

Hay que estar preparado para encontrarse de todo en la ciudad sagrada. No a todos los muertos se los crema, los bebés y los sadhus no se incineran, a los bebés se los envuelve en telas y quedan flotando en el río, y a los sadhus directamente se los deja en el río, y es frecuente ver cómo algunos perros se comen los cadáveres.

Revista Ahora
Todas las mañanas se da la bienvenida al río Ganges. Bañarse allí lava todos los pecados.

No importa si el río Ganges está muy contaminado, tampoco importa mucho la atmósfera densa del humo de las cremaciones, ni todos los estafadores que allí se concentran. Varanasi es un pedazo del averno donde el místico se eleva entre los demás para recordar que un mundo en paz no sería favorable para la evolución del alma. Varanasi es la prueba de que la vida espiritual existe en el infierno.

 Viajando por un Sueño

Viajando por un sueño

Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Suscribite a Revista Ahora, gratis!






Información del Autor

Juan y Carol son una pareja viajera. Se conocieron en Barcelona y desde entonces no paran de recorrer el mundo. Carol, técnica informática, nació en Ecuador pero vivió gran parte de su vida en Barcelona; en contraposición con Juan, argentino, que se licenció en Humanidades y Estudios Interculturales en Barcelona. Polos opuestos que unió el camino y el caminar. Ambos tienen una experiencia de unos 12 años de mochilas, que los llevó a conocer más de 35 países, 4 continentes e incalculables kilómetros andados. Todo ello con un presupuesto inferior a los 20 dólares diarios. Su sueño: viajar. Viajen con ellos. viajandoporunsuenyo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *