Astrología: el signo de Leo irradia identidad

signo de Leo
El signo de Leo tiene una energía transgresora, pero al mismo tiempo una gran dependencia del entorno, porque necesita mucho el reconocimiento.

Hoy, 22 de Julio, por la noche, entra el Sol a la constelación de LEO.

Leo es un signo de fuego, y por eso tendrá mucha capacidad para liderar, porque naturalmente sabe ocupar lugares centrales. Posee un gran sentido de la organización, claridad y un magnetismo muy grande.

Como el fuego es el más optimista de los elementos, Leo verá a los demás signos o energías como deprimidos, conflictuados, sin autoestima, y no logrará entender cómo no están contentos de sí mismos.

Emocionalmente serán personas muy apasionadas e intensas.

Leo está regido por el SOL. Por eso hace el mismo movimiento que el Sistema Solar: marca un centro y una periferia, un centro que irradia hacia una periferia. Por lo tanto su función será irradiar identidad. Proclamarse, diferenciarse, distinguirse.

Se trata de una personalidad entusiasta, enérgica, exuberante, confiada en sí misma, autoexpresiva, con un enorme poder creativo, que manifestará con mucha potencia. Leo es el signo del artista creativo, que busca el reconocimiento de ser el que creó algo valioso.

Leo está regido por el SOL; su función será irradiar identidad: proclamarse, diferenciarse, distinguirse.

Es una energía transgresora, pero al mismo tiempo tiene una gran dependencia del entorno, porque necesita mucho el reconocimiento. Por eso decimos que Leo se alimenta de la energía colectiva. Y justamente ese es el juego: ser transgresor pero no soportar que lo rechacen ni lo critiquen. Entonces, hará todos los movimientos necesarios para hacer creer al resto que él es indispensable. Y si bien, naturalmente, logrará las miradas del afuera, también deberá aprender a independizarse del entorno.

Cumple con el arquetipo clásico del rey o la reina, los cuales ocupan un lugar de centro, y tienen un pueblo, una corte, que le hacen de entorno. También representa el arquetipo de lo actoral, lo teatral, lo dramático. Es el “divo” o la “diva”, que empieza a sentir que todos se relacionan con la imagen y no con la verdadera persona. Finalmente terminan construyendo una falsa identidad, sintiéndose presos de esa imagen.  Dos ejemplos claros son Madonna y Mick Jagger.

Y como tiene un psiquismo que “se las cree todas” muchas veces son soberbios, fanfarrones, pagados de sí mismos, personas que muestra excesivamente lo suyo y tapan a otros.

Es una personalidad que quiere y busca brillar. Les atrae la belleza de la vida, la alegría, el disfrute. Todo lo oscuro, lo que no se vea con claridad, le va a resultar muy  perturbador. Entre otras cosas, el inconsciente. Leo no quiere ver el dolor, la pena, el sufrimiento ni las fuerzas oscuras; por eso tiende a negar todo lo doloroso y triste. Es difícil ver a un leonino en un hospital, ya que tendrá que hacer un esfuerzo muy grande para estar en un lugar donde hay mucho dolor, sufrimiento, donde todo es frío y gris.

Carl Jung era leonino, y toda su propuesta psicológica es bien leonina: la “individualización” hasta que se manifieste el sí mismo, emancipándonos de los arquetipos del inconsciente colectivo.

En el cuerpo, Leo rige al corazón, el cual bombea y centraliza. Cumple la función de “salir para pulsar”.

Pocas horas después del ingreso del Sol a Leo se produce la Luna Nueva en ese signo. Toda Luna Nueva representa un nuevo ciclo, un inicio, donde podemos sintonizarnos con la energía del momento y hacer nuestras intenciones para todo el ciclo.

Podemos elaborar una lista de deseos o pedidos, encender una vela, meditar o simplemente permanecer en silencio, receptivos, respirando y dándole la bienvenida a una nueva oportunidad, a un nuevo ciclo en nuestras vidas.

Toda Luna Nueva representa un nuevo ciclo, un inicio, donde podemos sintonizarnos con la energía del momento y hacer nuestras intenciones para todo el ciclo.

Con este nuevo ciclo Sol-Luna en Leo es momento de afianzarnos en nuestra identidad, y entrar en contacto con los talentos y riquezas de las que participa nuestro Ser.

Hay un potencial que está queriendo romper nuestro pecho y abrirnos el corazón.

El desafío es sensibilizarnos a esta invitación con potencia, fuerza y energía creadora.


LeoClaudia Olmedo tiene 42 años y hace dos, cuando Neptuno cruzó su ascendente, decidió mudarse a Bariloche.

Se formó en Astrología con orientación humanista en CXI.

En paralelo, desde 2011 ha estudiado Tarot, Astrología Maya, Gemoterapia y Numerología. Se formó en pedagogías alternativas con Noemí Paymal de Pedagogía 3000. En este momento se encuentra estudiando Decodificación Bioemocional con Pablo Almazán de Humano Puente.

En cuanto a su formación artística, estudió cromoterapia, variadas técnicas de grabado, pintura, acuarela, modelo vivo y restauración de muebles.

Para compensar sus actividades mentales, trabaja con sus manos, haciendo cerámica, tejiendo, cocinando, y sobre todo, trabajando sobre su obra en papel. Además le fascina viajar por el mundo, descubriendo ruinas, museos, artesanías y sabores nuevos.

Actualmente se dedica a dar clases de Arte y Astrología.

Para información sobre cursos, seminarios y cartas natales, comunicate a puenteazulbariloche@gmail.com o vía Facebook: Puente Azul.


Seguí leyendo…

Astrología: los cuatro elementos

Entrando al signo de cáncer

Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Suscribite a Revista Ahora, gratis!






Información del Autor

Revista AHORA , es más que una revista, es una manera de Vivir la Vida, de crearla. Sumate vos también al cambio!! Revista AHORA. *** CREA tu VIDA! ***

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *