Chichen Itza: El legado Maya

Chichen Itza
Existe una civilización particularmente fascinante: la de los mayas.

Existe una civilización que considero particularmente fascinante: la de los mayas.  Culturalmente fueron unos visionarios, seres iluminados que habitaron las tierras mexicanas en el  525 D.C. y marcaron una forma no solo de vivir sino de habitar el mundo. Los mayas fueron más que un clan de antiguos pobladores, fueron científicos. Entre otras cosas, desarrollaron su propio sistema numérico vigesimal –de veinte en veinte-, crearon un calendario con 18 meses de 20 días cada uno, fueron grandes observadores, y se dedicaron a la astronomía.

Para conocer un poco más sobre su cultura, visitamos las ruinas de las pirámides mayas ubicadas en Chichén Itzá, a 178 km de Cancún, en la Península de Yucatán, México. Si bien aún existen numerosas ruinas arqueológicas distribuidas por toda la península y lo que hoy llamamos Riviera Maya, Chichén Itzá es uno de los lugares más visitados. Esto se debe a que es considerada una de las 7 maravillas del mundo moderno, -entre las que se encuentran también las ruinas de Machu Picchu perteneciente al Imperio Inca-. Además, en 1998 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Chichen Itza

Chichen itza es la única ciudad maya que no fue “descubierta” por la conquista española. Sus ruinas muestran el avance importante que tuvieron los mayas en su tiempo, con construcciones como el Campo de pelota, el Observatorio –conocido como El Caracol-, el Templo de los guerreros, la Casa de las monjas, y el famoso Castillo, la típica postal representativa de Chichén. Los 91 escalones de cada lado del castillo suman 365, que son los días del año. La ventana de la cúpula está ubicada ligeramente hacia la derecha, por donde entraba el sol en todo su esplendor.

Cada año, durante los equinoccios de primavera y de otoño se puede visualizar una serpiente subir y bajar desde la punta hasta la base de la pirámide. La explicación que daban los mayas a este fenómeno es que se trataba del Kukulkán –el Dios de los mayas, o Quetzalcoatl para los aztecas-. Si bien los mayas eran considerados politeístas, porque creían en muchos dioses, el Kukulkán–Serpiente emplumada- era considerado la mayor deidad de todas, creadora de todo lo que existía hasta el momento, por ello le rendían tributo. Además, esta gran pirámide demarca los cambios de estación, por lo que funciona como un calendario. Esto se debe a que durante el solsticio de verano los lados norte y este del Castillo quedan totalmente cubiertos por la luz solar, mientras que el costado sur y oeste quedan a oscuras. Parte de los restos arqueológicos de esta ciudad, muestran en los bloques de piedra caliza que componen las edificaciones toda clase de impresiones, donde por ejemplo se puede ver a simple vista las representaciones de diversos rituales como los sacrificios.

Los Cenotes

El nombre de Chichén Itzá proviene de la conjunción de dos vocablos: “Chichén” que en lenguaje maya significa “Boca del pozo” e “itza” que significa “de los brujos del agua”.  De esta manera se explica la relación entre el nombre del poblado y la presencia de los llamados cenotes. Los cenotes no son otra cosa que pozos de agua donde en aquellos tiempos se practicaban sacrificios humanos como modo de ofrenda a los dioses. Pueden ser de tipo abiertos, semi abiertos o cerrados; actualmente se encuentran abiertos al público para visitarlos, de hecho varias de las excursiones disponibles para conocerlos incluyen paseos en canoas o a nado por los cenotes.

Chichen Itza

Chichen Itza

Chichen Itza

Los sacrificios

Parte importante del ritual de sacrificio consistía en la preparación, que se realizaba durante los cinco días previos. En ese momento quien era sacrificado ingería una bebida que lo dejaba en un estado de somnolencia, con el fin de disminuir el sufrimiento. Si bien la práctica era muy común, los mayas fueron de los últimos clanes en incorporar este rito, mucho más usual entre los aztecas. En un principio solamente eran sacrificados los sacerdotes, pero con el tiempo empezaron a participar de esta práctica los demás pobladores, sin distinciones de género o edad.

Algunas recomendaciones antes de ir

Chichen ItzaEstas ruinas se pueden visitar durante todo el año, pero se recomienda realizar la excursión en otoño o invierno, dado que es un recorrido largo y la zona se caracteriza por poseer un clima cálido y húmedo la mayor parte del tiempo. Además es posible realizar este paseo por cuenta propia, pero la ventaja de ir con un guía es la posibilidad de aprender mucho más sobre esta cultura maravillosa. Los días más concurridos son el 21/3 y el 22/9 dado que coinciden con las fechas del equinoccio de primavera y el de otoño respectivamente, que es cuando puede percibirse el fenómeno de la serpiente.

 


Texto y Fotos: Noelia Garola.

Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Suscribite a Revista Ahora, gratis!






Información del Autor

Noelia Garola es Lic. en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Córdoba, donde además realizó cursos de posgrado en Gestión de emprendimientos culturales y creativos y una Diplomatura en Recursos Humanos, además de capacitaciones y talleres sobre redacción para medios de comunicación digitales. Apasionada del teatro, las letras y la buena cocina, descubrió en el yoga un aliado para el camino de la vida, en la búsqueda de la armonía entre cuerpo, mente y espíritu. Actualmente se desempeña como docente de nivel superior y dicta talleres sobre comunicación corporal, donde pone especial énfasis en la importancia de escucharse a uno mismo y sentir lo que dice el cuerpo. Podes contactarte con ella a través de LinkedIn.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *