Reciclando en casa: por dónde empezar

separar residuos

La importancia de reciclar

En la actualidad estamos atravesando tiempos difíciles en materia de deterioro del medioambiente. Es sabido los estragos que viene causando el hombre en la naturaleza, por ejemplo con la emisión de gases a la atmósfera lo que produce serios problemas en la capa de ozono, y consecuencias graves como el calentamiento global, por solo mencionar algunas. Además de producir desechos, las grandes fábricas consumen todos los recursos naturales disponibles en cada región, además de generar importantes niveles de contaminación en la tierra, el aire y el agua que consumen los habitantes de la comunidad donde están insertas. Muchas de estas compañías intentan disminuir estos efectos mediante la realización de acciones de Responsabilidad Social Empresaria –RSE: un concepto que consiste en brindar ayuda a organizaciones, especialmente ONG’ s y del tercer sector, que más lo necesitan; colaborar con causas sociales y agrupaciones sin fines lucrativos, brindando apoyo económico, entre otros-. Sin embargo, muchos descreen de las buenas intenciones que tienen estas prácticas, por lo que las asocian más bien con cuestiones de imagen y Relaciones Públicas.

Al margen de la ayuda que puedan brindar estas empresas para paliar la situación, conocemos el estado en el que se encuentra la ecología, y si lo pensamos un poco empezamos a encontrarnos con un panorama desolador, donde las organizaciones ambientalistas tampoco pueden hacer mucho. Pero es un error quedarse en ese estado de parálisis, porque algo podemos hacer, así sea desde lo pequeño, desde lo más chiquito, en nuestros hogares, nuestra cotidianeidad.

Botellas plásticas, 8 ideas creativas para reciclarlas

Cómo hacerlo en casa

Muchas de las cosas que podemos hacer nosotros son muy sencillas, una de ellas consiste en lo más básico: Separar la basura. Basta con tener dos tachos en el hogar, uno para los residuos orgánicos –restos de comida, cáscaras de fruta y verdura, etc.- y otros para todo aquello que puede ser reutilizable–papeles, vidrios, trozos de tela, cartones, latas, etc.-. Conviene en este caso chequear con el servicio de recolección de residuos de la ciudad donde vivimos, por ejemplo en San Carlos de Bariloche se está desarrollando una campaña para que la población sepa que la basura reciclable debe sacarse solamente los días miércoles y jueves, además los elementos arrojados deben estar limpios y secos, en una bolsa bien cerrada. El resto de los desechos se pueden sacar los demás días de la semana. Conviene además dejar los residuos patógenos –pañales descartables, apósitos, gasas, papel higiénico, algodón, etc.- por separado.   

6 ideas para reciclar frascos de vidrio

Cómo hacer compost

Podemos ayudar todavía más, si además de separar la basura nos proponemos reutilizar parte de la materia orgánica para hacer compost. El compost sirve como abono para las plantas, ayuda a que las mismas crezcan mucho mejor, ya que colabora con el enriquecimiento del suelo. Es muy fácil de hacer en casa, lo único que hay que tener es un tarro o tacho -puede ser una maceta también- donde ir colocando los residuos orgánicos que sirven de abono, e ir intercalando los mismos con capas de tierra. Entonces, en la base de la maceta ponemos una capa de tierra, luego una capa de residuos, otra capa de tierra y así. Los desechos que pueden utilizarse para abono son: yerba mate usada, restos de té y café; cáscaras de manzana, papa, zanahoria; cáscaras de huevo. No conviene utilizar restos de comida, productos cárnicos en estado crudo, salsas, condimentos, entre otros.

Luego de completar las capas, la tierra debe mezclarse utilizando una pala, de esta forma quedará “enriquecida” por todos los minerales y proteínas que aportan los restos orgánicos. Un par de días después estaremos en condiciones de colocar el compost en las plantas, macetas y otros rincones del jardín, preferentemente utilizando la pala para mezclarla bien y que se integre con el resto del suelo.

Realizando este tipo de acciones podemos reducir la producción de basura en el hogar de una forma notable, además de contribuir con el crecimiento del pequeño ecosistema que tenemos en nuestros patios y balcones.

Es en este sentido que digo que todos podemos hacer algo, poner nuestro granito de arena. Porque como dice Eduardo Galeano: “Mucha gente pequeña en lugares pequeños haciendo cosas pequeñas puede cambiar el mundo”. Y ese es el propósito de esta nota, primero pensar en lo que nos pasa y segundo ayudarnos a actuar.

 

Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Suscribite a Revista Ahora, gratis!






Información del Autor

Noelia Garola es Lic. en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Córdoba, donde además realizó cursos de posgrado en Gestión de emprendimientos culturales y creativos y una Diplomatura en Recursos Humanos, además de capacitaciones y talleres sobre redacción para medios de comunicación digitales. Apasionada del teatro, las letras y la buena cocina, descubrió en el yoga un aliado para el camino de la vida, en la búsqueda de la armonía entre cuerpo, mente y espíritu. Actualmente se desempeña como docente de nivel superior y dicta talleres sobre comunicación corporal, donde pone especial énfasis en la importancia de escucharse a uno mismo y sentir lo que dice el cuerpo. Podes contactarte con ella a través de LinkedIn.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *